domingo, 14 de agosto de 2011

Rodaballo al Horno



Rodaballo al Horno
Después de estos casi dos meses sin subir ninguna receta, por fin voy teniendo ánimos para volver a retomar el blog. En este tiempo casi no he hecho nada nuevo, y esta receta y las  que iré poniendo en los próximos días las tenía guardadas para publicarlas. Mi deseo era haberlo hecho antes, pero estos meses no han sido precisamente buenos para mi.


Esta receta es muy sencilla de elaborar y ahora con el pescado que tenemos de piscifactoría, más económica; pues antes tanto el rodaballo como la lubina y la dorada tenían precios prohibitivos para muchos bolsillos, y si, de acuerdo, el pescado salvaje es más sabroso, pero no así sus precios.

Ingredientes:
1 rodaballo de 1 kg. Aprox. (también se puede hacer con merluza, mero, etc).
2 dientes de ajo.
1 vaso de vino blanco
3 cucharadas de pan rallado
4 cucharadas de aceite
Zumo de limón, perejil, pimienta blanca, sal

Elaboración:
Una vez limpio el pescado y lavado (si es congelado, descongelar antes, preferiblemente en el frigorífico o a temperatura ambiente si no se dispone de mucho tiempo), se sazona con sal y pimienta. Colocarlo en una fuente de horno engrasada con aceite. Rociarlo con el zumo de limón y meterlo en el horno a 180º durante 10 minutos.


Picar el perejil y mezclarlo con el pan rallado. Freír los ajos cortados en láminas en el aceite hasta que se doren.



Sacar el pescado del horno, espolvorearlo con el perejil y pan rallado y regarlo con el aceite y los ajos. Añadir el vino y meter de nuevo en el horno otros 10 minutos.



NOTA: Los tiempos es para un kilo de pescado, si se hace menos o los filetes con delgados hay que dejarlo menos tiempo en el horno para que no se quede seco.



Maridaje:
Podemos acompañar a este plato de rodaballo con un vino blanco, como por ejemplo el Albariño Do Ferreiro, de las Bodegas Gerardo Méndez, D.O. Rias Baixas. Vol. 13,5º. 100% Albariño.


Nota de Cata:
En nariz, aromas de buena intensidad con notas de fruta blanca, manzana, flores blancas y ligeros recuerdos a parmesano. En boca buen cuerpo, sabroso, con una respetable acidez y un final largo y persistente. En retronasal, una interesante nota de fresca lavanda. Un vino joven aún, sobrio y elegante.










Espero que te guste. ¡¡Buen provecho!! ¡Gracias por visitarme! Celia