sábado, 18 de junio de 2011

Barreñitos Dulces



0 comentarios
Barreñitos Dulces

Parece que poco a poco, voy teniendo más tiempo libre para poder dedicarlo al blog. Ya comenté en alguna entrada que mi trabajo actual me absorbía todo mi tiempo, pero desgraciadamente va llegando a su final (termino de dar el curso) y a partir del mes que viene, tendré más tiempo para mi y mis cosas; aunque espero que por poco tiempo, porque eso significa estar en el paro. Además, tengo que reconocer que voy a echar de menos a mis "niñas".

Este dulce que traigo, en realidad hace ya 10 meses que lo hice, y fue para agasajar a dos de mis compañeros de trabajo que fueron los ganadores del concurso que les propuse para elegir el nombre de este blog. Al resto les hice una tarta de Mousse de Cava con Fresas. Podéis ver lo del concurso pulsando aquí y aquí.

Ingredientes:
Para los barreños
100 grs. de mantequilla
125 grs de azúcar glass
100 grs. de harina
4 claras
50 grs. de chocolate fondant

Para la glasa real
50 grs. de azúcar glass
½ clara
Unas gotas de zumo de limón.

Además necesitamos para hacer una plantilla:
1 hoja de cartulina y papel de aluminio.

Elaboración:
Lo primero que hay que hacer es dibujar en la cartulina el esquema para el barreño, que consiste en una tira ligeramente curva de 5 cm de ancho por 25 cm de largo. Para realizarla, dibujar 2 puntos en la cartulina, a una distancia entre ellos de 25 cm, y luego unirlos con una línea curva que servirá de señal. Dibujar otra línea perpendicular de 2,5 cm en el centro de la anterior y con un compás o con buen pulso, juntar los tres puntos con una línea curva. Trazar luego una segunda línea curva a 5 cm de distancia de la primera, pero un cm más corta en cada extremo. Unir finalmente los dos extremos con líneas oblicuas. Formar las asas del barreño a 6 cm de cada extremo, con unas dimensiones de 3 cm de base y 3 cm de altura. Recortar con cuidad la tira dibujada en la cartulina y desecharla. 
Plantilla
Forrar completamente con papel de aluminio el troquel de cartón que ha quedado al recortar.


Plantilla forrada


Preparación de la masa:
Poner en un cuenco el azúcar glass y casi toda la mantequilla ablandada a temperatura ambiente y  en pedacitos. Trabajarla batiendo bien hasta obtener una mezcla homogénea y muy cremosa. Añadir las claras, una tras otra, y mezclarlo bien todo. Incorporar poco a poco la harina tamizada y moviendo continuamente.

Colocar sobre la bandeja del horno untada con mantequilla la plantilla de los barreñitos y distribuir por toda la parte recortada un poco de masa y extenderla bien con una espátula para eliminar el excedente.


Rellenando plantilla con la masa
Levantar el troquel de la bandeja, dejando en el fondo la forma de masa que se necesita para la confección del barreño. Repetir la operación, hasta agotar la masa preparada para realizar los barreños.

Meter la bandeja en el horno precalentado a 200ºC y hornear unos 8-10 minutos, hasta que se doren un poco únicamente por los bordes.

Sacar la bandeja del horno, y separar con la espátula, una tira de masa todavía caliente y enrollarla alrededor de un molde redondo u otro objeto similar (un vaso, una taza, etc.), hasta que se adhieran los extremos de la tira, superponiéndolos un poco con una ligera presión de los dedos. Dejar reposar durante unos minutos mientras se confecciona los otros. Si no se dispone de suficientes moldes, le podemos dar forma de barreño y unimos los extremos con unas pinzas de la ropa, hasta que se sequen y queden con la forma de barreños.




Fundir el chocolate al baño maría y distribuirlo sobre una hoja de papel vegetal a 3 mm de grosor, con la ayuda de la espátula. Antes de que endurezca el chocolate, colocar los barreños preparados sobre el chocolate fundido con una ligera presión, procurando no romper la masa. Esperar que el chocolate se solidifique. Recortar con el cuchillo el chocolate excedente por todo el contorno inferior de los barreños para formar las bases.

Fundir el chocolate sobrante de nuevo y con un pincel distribuirlo por las paredes interiores de los barreños.

Poner el chocolate restante en un cono de papel, cortar la punta, y apretándolo trazar líneas en sentido vertical y a distancias regulares sobre la pared exterior de los barreños.

Ahora vamos con las tiras de chocolate de la base y de la parte superior de los barreños. Para ello hay que cortar de la hoja de papel vegetar 2 tiras para cada barreño, de 1 cm de ancho: una del largo de la circunferencia superior y otra del de la inferior, pero a las dos dándoles unos milímetros de más, porque siempre se estará a tiempo de cortarlas. Con un cono de papel, recubrir las tiras y extender el chocolate sobre ellas a un grosor de 2 mm con la ayuda de la espátula.


Separar de la superficie de trabajo las tiritas recubierta de chocolate y adherir la tira de papel correspondiente a la base en cada barreño, con la parte de chocolate fundido hacia el interior y en contacto directo con el barreño. Unir los dos extremos bien para que no se note la juntura. Repetir la operación con la tira de la parte superior del barreño. Esperar a que todo el chocolate se solidifique y desprender con mucha delicadeza las tiritas de papel vegetal de los barreños. El chocolate debe permanecer bien pegado.



Preparación de la glasa:
En un cuenco, mezclar la clara y el zumo de limón con una cuchara de madera. Añadir poco a poco el azúcar glass tamizado, removiendo continuamente hasta obtener una crema homogénea densa y fluida.

Verter la glasa en el cono de papel vegetal, cortar a punta y, apretándolo. Decorar todo el borde superior de los barreños con varios penachitos contiguos. Decorar la parte exterior e interior de las asas de los barreños con más penachitos formando una flor.




Rellenar como se desee los barreños, como puede ser con nata montada, huevos de chocolate, o trufas de varios sabores, que es como o los he hecho. Aquí puedes ver la receta de mis trufas variadas

Y aquí están listos para regalar


Vino recomendado:

Sauci NaranjaBodegas Sauci, D.O. Condado de Huelva.
Este vino está elaborado con uvas Pedro Ximen (80%) y Palomino Fino (20%). Con respecto a la crianza, es envejecio durante más de 10 años en botas de roble americano mediante el sistema de criaderas y soleras, al que se le añade durante al menos 18 meses piel de naranja amarga deshidratada.

Nota de Cata: Intenso color ámbar, brillante y limpio. Suave y de fácil trago con un peculiar sabor y olor a naranja amarga lo que contrarresta su dulzor.
Mantiene un perfecto maridaje con chocolate y todo tipo de postres, sin olvidar que ligeramente frío es ideal para acompañar foie, jamón de pato, ensaladas agridulces, y quesos. Del mismo modo es aconsejable tomarlo en cualquier momento del día y la noche con hielo y rodajas de naranja.



Espero que te guste. ¡¡Buen provecho!! ¡Gracias por visitarme! Celia